Vivimos una época en que hay tantas tradiciones espirituales como idiomas, creencias y sectas como podamos imaginar pues al interior de cada una existen diferentes variantes, lo mismo pasa en el budismo como en la judeo-cristiana, todas las vertientes del movimiento New Age y un largo etcétera. Con este panorama, hablar de Dios en el cine puede resultar en una film que busca contradecirlo, negarlo, enaltecerlo o, incluso, ponerlo en armonía con la ciencia, su más acérrima enemiga histórica. También encontramos, por el contrario, películas que resulta aleccionadoras, transmisoras de su conocimiento o críticas a todo aquello que no venga de esa iglesia o de “ese” Dios. 

En todo este marco aparece una producción franco-belga que busca presentarnos la vida de Dios si estuviera ambientada en la época actual. La sinopsis es clara con esa tarea. Se sabe que Dios existe, esta encarnado y vive en Bruselas, tiene una esposa que casi no habla y una hija que lo odia y quién, para vengarse de Él, decide enviar la fecha de fallecimiento de todos los seres humanos. 


A partir de este suceso podemos descubrir el Dios castigador, rencoroso, vengativo y de un pésimo carácter, tal y como se le describe en el Viejo Testamento, tenemos también una sutil presencia de Jesucristo, esa figura que inspirara la redacción del Nuevo Testamento y quien, a pesar de no contar con la aceptación por parte de su Padre, apoyará Ea para que pueda consumar la venganza contra su padre, escribiendo un Nuevo Nuevo Testamento y así lograr, al mismo tiempo, cumplir uno de los sueños de su madre. De esta manera acompañamos a Ea en su viaje para descubrir y conocer a quienes serán sus 6 apóstoles que ayudaran, a través de sus propias experiencias y vivencias a escribir el texto que le propuso su hermano. 

El tener como protagonista a una niña y ver este mundo desde sus ojos y los de sus apóstoles, ayuda a descubrir  esos pequeños detalles de la vida que resultan significativos para quien ha cobrado la consciencia de que va a morir y encuentra un cambio en su vida. Estos son parte de los milagros que esta hija de Dios es capaz de realizar. Mención aparte es el último apóstol que, si bien, en los 5 primeros tenemos cambios en la vida de cada uno de ellos, el último es simplemente maravilloso y, cuando lo conoce y le cuenta su vida y el cambio que decide hacer al saber cuando morirá, se convierte en uno de los mejores momentos de toda la trama. 

Sin duda el cine francés ha tenido una apertura muy grande en temas que en otras latitudes, aún se consideran tabú y no han logrado tener el impacto en taquilla, mucho menos en distribución, que los filmes galos han tenido, cuando menos en México. Películas de este tipo resultan una buena inspiración para disfrutar el Tour de Cine Francés que celebra 20 años de existencia, pero de esas películas ya hablaremos después.

El Nuevo Nuevo Testamento es una película distribuida por Mantarraya lo que hace fácil su acceso en plataformas de streaming  aunque es probable que también se encuentr en cine clubes y pequeños espacios independientes.  ¡Lo importante es buscarla y disfrutarla!

Anuncios